lunes, 23 de julio de 2012

Circuit de Catalunya - Motos (Junio 2012)

DÍAS 2 Y 3 - 2 Y 3 DE JUNIO DE 2012 (QUE TAMBIÉN ES CASUALIDAD QUE COINCIDIERAN LA FECHA Y EL NÚMERO DE DÍAS)

Vale, pues seguimos con la crónica de esta mini-escapada que realizamos a principios de junio (hay que ver cómo pasa el tiempo). Los días 2 y 3 de viaje estuvimos yendo a las carreras de motos en el Circuit de Catalunya. El sábado, día 2, dimos una vuelta por el circuito, vimos las tiendas de merchandising y presenciamos la calificación de las tres categorías: Moto3, Moto2 y MotGP. Pero mejor si primero os presento el circuito, ¿no?

El Circuit de Catalunya, o de Montmeló, fue inaugurado en 1991 y, desde entonces, ha acogido competiciones tan importantes como el mundial de Fórmula 1 o el de Motociclismo, que es lo que nos ocupa en este viaje. Está situado en la provincia de Barcelona, cerca de la población de Montmeló. En la siguiente imagen podéis ver su trazado:


Personalmente es uno de mis circuitos favoritos. Quizá sea porque lo "conozco" en persona, pero me gusta. La primera vez que fui corría el año 2009 y en aquella ocasión fue para ver Fórmula 1. Le tengo mucho cariño a ese viaje porque fuimos con mis suegros y mis cuñados y lo pasamos en grande. Además, era la primera vez que la mayoría de nosotros presenciábamos unas carreras de F1 y alucinamos con el ruido y con todo. En fin, al año siguiente repetí con la F1, también en Montmeló, y en 2011 descansé, pero fui a ver las motos a Cheste a principios de Noviembre. Y ahora, en 2012, pues motos en Montmeló. 

Siempre que hemos ido tenemos la tradición de dar una vuelta a pie alrededor del circuito. Me encanta ver cómo se va creando el ambiente, cómo lo vive la gente, los colores que predominan en cada grada... es muy divertido. Cuando toca hablar de motos me gusta animar a Valentino Rossi porque es el mejor de los pilotos hasta ahora y, sin embargo, parece un tipo simpático y nada creído; por ello me veréis en alguna foto con una bandera o camiseta suya. En esta primera imagen estamos Toni y yo en la pelousse, aliviando la sed.


Hacía muchísimo calor, por eso la gente aprovechaba para darse un remojón en las duchas instaladas al aire libre. Sin complejos y luciendo tatuajes:


Aunque para tatuajes, el que sigue. Este señor llevaba tatuado a Rossi con moto y todo. Eso si que es pasión:


Y casi sin darnos cuenta ya habíamos dado la vuelta al circuito, por lo que dimos un vistazo a las tiendas y subimos a nuestra grada (Tribuna) porque las clasificaciones estaban a punto de empezar. En la foto que sigue podéis ver una panorámica de la zona de tiendas, que estaba atestada de gente:


Poco más se puede decir de este día porque la clasificación de motos no me resulta demasiado emocionante y, además, ésta en particular tampoco lo fue. A mi lo que me gusta es la carrera, pero la clasificación se me hace larga. Me gusta mucho más la de F1 porque son tres pruebas en las que se va descalificando a algunos pilotos y se hace más emocionante y llevadero. La de motos es toda seguida y dura demasiado, pero bueno, aproveché para practicar con algunas fotografías. Siempre me resulta difícil sacar buenas tomas en F1 o Motociclismo, pero el sábado saqué una de Rossi con la que me puedo dar con un canto en los dientes:


Y así acabó la jornada motera del sábado. Cuando salimos del Circuit fuimos directos al Molins de Rei, una población en la que siempre nos hemos alojado cuando hemos ido a las carreras. Está muy cerca del circuito y el hotel al que vamos siempre es muy confortable. Esa tarde dimos un paseíto por allí, pero no hice fotos porque ya tengo muchas de otros años. Lo que sí diré es que Molins de Rei es una ciudad repleta de tiendas de moda y ferreterías, sobre todo ferreterías. Hay al menos una en cada calle y siempre me pregunto la razón de su abundancia en esa localidad. No sé dónde está el misterio, pero resulta bastante curioso. Ferreterías aparte, alojarse en Molins cuando se va a las carreras es una buena opción por su proximidad, su tranquilidad y la gran oferta de comercios y restauración. Un paseo por sus calles repletas de casas señoriales, una cervecita en una terraza y una comprita (sin pasarse), pueden hacer de la estancia en Molins de Rei una agradable experiencia para relajarse y desconectar del ambiente del circuito. Cuando me encuentre con tiempo le haré una entrada a esta ciudad, recopilando fotos de otros viajes. Quizá para mi próxima publicación.

Y llegó el domingo, el día de las carreras y el último del viaje. Llegamos temprano por aquello de aparcar y porque la primera carrera empezaba un poco pronto. De todas formas, no había demasiada gente todavía y pudimos dar una vueltecita tranquilos por la zona de merchan. Normalmente, en este tipo de eventos, a parte de vender camisetas y demás artículos de pilotos y escuderías, suelen montar también simuladores, sorteos, etc. En esta ocasión tenían los de Ducati unas motos en exposición y dejaban que la gente se subiera y se fotografiara. Aproveché y me subí a una Streetfighter, sorprendentemente cómoda. 


Y nada más, a comprar unos bocatas (por allí no hay otra cosa) y a subirse a la grada, que empezaba la acción.


El vencedor en la categoría de Moto3 fue el jovencísimo Maverick Viñales. Atención, que el chico promete. Tras la entrega de trofeos se dio un paseo por el Pit-Lane y le saqué una foto que me gusta porque no sale movida, ni él aparece mirando a otro lado, con los cerrados o con caras raras. Y además, saluda:


Aparte de ver a pilotos y demás, siempre cae también algún famoso o periodista. Los que se encargan de la retrasmisión oficial siempre están y este año pudimos ver a Lara Álvarez, de Telecinco. No sé que les pasa a las periodistas de esta cadena con el Real Madrid, pero si por un lado tenemos a Sara Carbonero e Iker Casillas (que parece que son nuestra Brangelina Made in Spain), por otro lado tenemos a Lara Álvarez, que es pareja, al menos a día de hoy, de Sergio Ramos. Bueno, pues que coman perdices y tal.


Por cierto, ¿os acordáis de Los Happiness y su spot para MTV de Amo a Laura pero esperaré hasta el matrimonio? Pues esta chica era una de las integrantes de ese grupo ficticio que todavía levanta ampollas entre los que no pillan una buena sátira. Hay que ver las vueltas que da la vida.

Volviendo a las motos, llegó la segunda categoría y acabó con un poco de polémica por alguna caída confusa, creo recordar que de Pol Espargaró, en la que se vieron involucrados otros pilotos. La victoria fue para Andrea Iannone. 

Y por fin, la categoría reina: los pilotos fueron ocupando la parrilla de salida y nos acercamos un poco por la zona para verlos, aprovechando que en ese momento previo a la carrera no llevan casco. No me salió ninguna foto bien porque el personal de seguridad no dejaba que nadie se parara ni se arrimara a la barandilla, había mucha gente empujando... Vaya, lo de siempre. No entiendo porqué a veces al ser humano le da por tomarse las cosas de esa manera, pero bueno. Con lo bien que podríamos hacer las cosas con más calma y civismo. ¡Es que por mucho empujar nadie se iba a llevar a Jorge Lorenzo a su casa, leñe! Bueno, al final vimos a los pilotos, pero con un sabor agridulce por el no saber estar de la gente.

Y volvimos a nuestros asientos, mientras los pilotos terminaban de prepararse. A continuación una fotografía de Valentino y compañía esperando la luz verde del semáforo:


Poco más. La carrera la ganó Jorge Lorenzo, del que no soy nada entusiasta, y por lo demás, pocas sorpresas. Segunda posición para Pedrosa y tercera para Andrea Dovizioso. Stoner (que tenía la pole pero ha perdido la ilusión) acabó cuarto y otro español (éste sí que me gusta), Álvaro Bautista, quedó sexto, por delante de Valentino Rossi, que ocupó el séptimo puesto, siendo ésta su mejor posición en seco desde que está con Ducati. 

Cuando acabaron las carreras volvimos a casa en un trayecto muy tranquilo por la misma autovía por la que habíamos ido y así acabó esta escapada, por lo que pongo fin también a su crónica. Podéis ver el índice aquí, desde donde se puede acceder a todos los capítulos. Volveré con otros viajes.

Fuente de la imagen: Plano del Circuit de Catalunya.

martes, 3 de julio de 2012

Figueres (Junio 2012): Iglesia de Sant Pere y un paseo por el centro

Y seguimos desgranando la experiencia en Figueres, porque al lado del Teatro-Museo Dalí podemos encontrar la Iglesia de Sant Pere, uno de los edificios más bonitos de la ciudad. De estilo gótico, fue construida entre los siglos XIII y XIV. Debido al crecimiento de la ciudad, este templo se amplió en el siglo XVIII, pero durante la Guerra de la Independencia (principios del XIX), los franceses la saquearon por completo. No acaba aquí la serie de desgracias que forman parte de la historia de esta parroquia: en julio de 1936 fue quemada y once de sus dieciocho sacerdotes fueron asesinados. Durante la Guerra Civil se desmontaron piedra a piedra el crucero y el presbiterio, para ser reconstruidos a partir de 1941. Parece mentira, para lo pequeñita que es esta iglesia, la historia que tiene.

Es un lugar bastante acogedor y para estar ampliada y reconstruida a lo largo del tiempo se mantiene fiel a la arquitectura gótica, sobre todo en su interior. Por cierto, a la entrada a mano derecha está la pila bautismal donde se bautizó, por ejemplo, a Salvador Dalí.

Está abierta todos los días de 9:00 a 13:00 y de 16:00 a 20:00 y la entrada es gratuita.



Vista esta pequeña iglesia, de la que por cierto daba pena salir porque se estaba muy fresquito, decidimos dar un paseo por el centro de la ciudad. A mis ojos, Figueres resultó ser muy viva, llena de gente, de tiendas, de cafeterías, de terrazas... El ambiente era bastante alegre y la verdad es que por allí no parecía haber crisis por ningún sitio. Es que es sorprendente la cantidad de tiendas de ropa que hay y la de gente que había en las terracitas merendando. Así pues, contagiados por el entorno, nos sentamos nosotros también a tomar unas limonadas. El sol iba acabando su jornada laboral en esa parte del mundo y ya no hacía tanto calor, así que fue un rato de lo más agradable. Van unas fotos del momento:

Terrazas everywhere

Curioso y original nombre/logotipo para una tapería en Figueres

Al rico limón granizado, oiga

Y hasta aquí la visita a Figueres, porque estábamos tan cansados por el coche y el calor, que esa noche compramos unos bocadillos y nos los comimos en nuestras respectivas habitaciones de hotel. Al día siguiente dejaríamos atrás esta ciudad de Girona y marcharíamos al Circuit de Catalunya, pero eso, como ya sabéis, es otra historia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...