jueves, 3 de mayo de 2012

En coche por Galicia 2011 - Capítulo 14: Combarro

DÍA 7 - DOMINGO 25 DE SEPTIEMBRE DE 2011

Y llegó el último día (y noche) que pasaríamos en tierras gallegas. Decidimos hacer una excursión cercana, al pueblo de Combarro, y pasar la tarde de forma tranquila, haciendo las maletas y disfrutando de nuestras últimas horas en Pontevedra.

Combarro es una localidad que se encuentra a 7 kilómetros de Pontevedra y es una auténtica joya. Las tres veces que he estado en Galicia he pasado por allí, pero en este viaje ha sido cuando lo he visto todo con más tranquilidad, recorriendo sus interminables callejuelas sin prisas. Lo más interesante de Combarro es, sin duda, su zona antigua, con cientos de hórreos y cruceiros, todos alineados mirando al mar. Bueno, mirando y a ras de mar (por ello han sido saqueados en numerosas ocasiones por piratas y vándalos en barco). Nosotros lo vimos con la marea baja y ya es bonito, pero con marea alta debe ser una pasada.

El hórreo es una construcción destinada a guardar los alimentos y cosechas para preservarlos de humedades y animales, especialmente roedores. Estos animalillos pueden subir por las paredes, pero siempre en línea recta y el hórreo, levantado sobre pilares, cuenta entre éstos y la despensa con unos pequeños tambores, lo que interrumpe el recorrido de ratas y ratones. Parece increíble cómo algo tan simple puede ser tan eficaz. En la zona atlántica son muy comunes, pero también se utilizan en Escandinavia, África, Persia o Japón. En persona sólo conozco los gallegos y puedo asegurar que hay algunos muy, muy bonitos.

Pero vamos con unas fotografías de Combarro:













Y creo que después de esta cantidad de fotografías sobran las palabras; salta a la vista que Combarro es visita obligada si se pasa por tierras gallegas.

Pasamos prácticamente toda la mañana de ese domingo en Combarro, volvimos a comer a Pontevedra y por la tarde preparamos la maleta y salimos a dar un tranquilo paseo para despedirnos de la ciudad. Al día siguiente, bien temprano, abandonaríamos poco a poco la querida y añorada Galicia. Las vacaciones y el viaje iban llegando a su fin, pero aún nos quedaba una última parada a medio camino antes de regresar definitivamente a Alicante: Segovia. Pero eso lo narraré en el próximo capítulo, que puede que sea el último de esta crónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...