jueves, 30 de junio de 2011

Excursión: Castalla

Ayer estuve pasando la tarde en Castalla, un pueblo de la provincia de Alicante de unos 10.500 habitantes. Está a 36 kilómetros de la capital, en una zona montañosa. En el punto más alto (675 msnm) hay un castillo que parece ser de construcción árabe; el pueblo fue creciendo alrededor de él por las faldas de la montaña. Jaime I de Aragón tomó el pueblo durante la Reconquista y lo integró el en Reino de Valencia en 1244. En 1336 el pueblo pasó a ser propiedad de la Corona y en 1362 fue creada la baronía de Castalla, que fue donada a Don Ramón de Vilanova. En 1729 el marqués de Dos Aguas heredó el castillo, que estuvo en manos de esa familia hasta que en 1989 pasó a ser propiedad municipal. Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) tuvo lugar allí una importante batalla contra los invasores franceses.

Ver Camino a Castalla desde Alicante en un mapa más grande

 Es un lugar bastante tranquilo, sobre todo en la parte del Casco Antiguo.




Curioso nombre para una calle




Al castillo no pude acceder porque hace poco hubo unos actos vandálicos y se encontraba cerrado a causa de las destrozas. Nadie sabe cuando volverán a abrirlo al público.



Mi excursión fue bastante breve y me faltaron algunas cosas por ver y fotografiar pero es que hacía tanto calor que empecé a encontrarme mal y volví a casa. Nota mental: no ir nunca más de excursión tras una dura jornada laboral y con un golpe de calor.

Dicho esto, poco más se puede añadir. Es un pueblo normalito donde lo más destacable para hacer buenas fotos es el Casco Antiguo, como en este tipo de localidades suele ocurrir. La verdad es que algunas casas están muy deterioradas y deshabitadas y supongo que a eso hace referencia la pintada de "Centre històric viu" (Centro Histórico vivo) de la foto de arriba. En la parte más nueva, que es la más baja del pueblo, hay mucha vida, edificios actuales, supermercados, mucha gente joven y niños, pero es cierto que la parte de arriba está muy dejada.

Por otro lado, no puedo acabar sin presentar el plato típico de la localidad, que son los gazpachos manchegos. Es una receta extendida por toda la provincia, pero tienen mucha fama los de Castalla. La verdad es que yo no los he probado de allí porque no soy demasiado gazpachera (me gusta más la paella). En Castalla hay un restaurante que se llama Viscayo del que todo el mundo habla, ya que cuenta con una peculiaridad: sirven los gazpachos sobre una torta de levadura cocida en lugar de en un plato, la ponen en el centro de la mesa y todos a picar. Por lo visto, esa misma coca se rocía con miel cuando se acaba con el plato fuerte y sirve a su vez de postre. A mi no me llama mucho la atención, no es mi estilo, pero ya que hablamos de Castalla, es un dato a comentar.


Es un plato a base de cebolla, ajo, pimiento y especias sofritos todos con carne de pollo o conejo. Luego se le añade agua y tortas desmigadas y se cuece hasta que queda meloso. También se le pueden añadir caracoles o setas y existe una variedad que en lugar de con carne se prepara con mero. Mientras estoy escribiendo esto me doy cuenta de lo poco que me gusta, jajaja. En las raras ocasiones en que lo tomo prefiero hacerlo en un plato, gracias. La cuestión es que yo no como demasiada carne (y menos de conejo) y los caracoles no puedo ni verlos, así que no soy muy fanática de este plato, aunque por estos lares es todo un éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...