lunes, 23 de mayo de 2011

Roma 2011 - Capítulo 1: Planificación del viaje y datos de interés

DATOS DEL VIAJE                                                                                                    

Fecha de salida: 6 de mayo de 2011
Fecha de regreso: 11 de mayo de 2011
Vuelos: Alicante-Madrid, Madrid-Roma, Roma-Madrid y Madrid-Alicante
Duración de los vuelos: Alicante-Madrid y viceversa unos 45 minutos. Madrid-Roma y viceversa 2 horas y 20 minutos
Comapañías aéreas: Vueling e Iberia
Cambio de hora con respecto a España: No
Idioma: Italiano
Moneda: Euro
Viaje guiado: No
Personas: Toni y Carol


PREPARACIÓN DEL VIAJE                                                                                    

Este viaje teníamos en mente hacerlo en septiembre de este mismo año, pero en mayo se nos presentaron unas vacaciones y, después de barajar diferentes destinos nacionales, optamos por adelantar el viaje a Roma. Fue un poco a lo loco porque reservamos todo con una semana de antelación y nuestros itinerarios por Roma fueron totalmente improvisados, siempre con ayuda de nuestras fieles guías y callejeros de la ciudad. Lo hicimos todo a través de Viajes El Corte Inglés. Ellos nos reservaron los vuelos, el hotel y un servicio de traslado del aeropuerto al hotel y viceversa. El resto (movernos por Roma) corrió por nuestra cuenta.

LAS GUÍAS                                                                                                                

Está muy bien utilizar una guía pequeña con los imprescindibles del lugar. Es cómoda y eficaz y en este caso hemos utilizado una de Salvat que pertenece a la colección Un gran fin de semana en.... Me gustan estas guías porque suele aparecer lo más imprescindible y tienen muchas fotos, planos y curiosidades. La colección abarca muchas ciudades y ya había utilizado alguna de estas guías con anterioridad; quedé tan contenta que he repetido porque son realmente prácticas. Pero las guías que me apasionan de verdad son las de Lonely Planet. Contienen mucha información histórica y turística, mapas de ciudad, de metro, itinerarios sugeridos, tarifas, horarios de museos y muchas cosas más. La única pega es que suelen llevar pocas fotos y algunas de ellas son algo gruesas y aparatosas. Mi recomendación: para planificar/aprender en casa en días previos y en el hotel es mejor la de Lonely Planet. Para moverse por el destino lo ideal es una pequeña, sencilla y funcional.


EQUIPAJE                                                                                                                 

Facturamos una maleta grande con la ropa justa para los días que duraba el viaje, algunos fármacos y los enseres de aseo personal. También llevamos una maleta de mano con todos los objetos electrónicos: cargadores de baterías, adaptador de corriente, equipo fotográfico (todo lo que una no quiere que le pierdan). Incluimos una muda completa de repuesto para cada uno, por si acaso desaparecía el equipaje facturado o por esas cosas algún vuelo fallaba y se alargaba el viaje. Más vale prevenir.

FORMALIDADES                                                                                                      

Los ciudadanos de la Unión Europea, incluidos los menores de dieciséis años, deben poseer un carnet de identidad en vigor o un pasaporte expedido hace menos de cinco años. A los ciudadanos de los demás países se les exige un pasaporte y, en ocasiones, un visado.

CLIMA EN ROMA                                                                                                     

El buen tiempo suele empezar a finales de abril, pero en pleno agosto hace bastante calor. A partir de septiembre vuelve a ser más agradable y noviembre tiende a ser lluvioso. A mí me pareció todo bastante parecido a España, pero quizás un tanto más seco comparado con Alicante, que todos sabemos que es una región húmeda.

ELECTRICIDAD                                                                                                        

En Italia el voltaje es de 230 V y la frecuencia de 50 Hz. Los enchufes son de tipo F y L. Es importante conocer de antemano estos datos y prepararse. Para ello suelo visitar esta página. A nosotros nos tocó un hotel con enchufes de tipo L. Fuimos preparados con un adaptador comprado en Media Markt, aunque en los Duty Free de los aeropuertos también se pueden conseguir. Algunos hoteles ofrecen distintos adaptadores para sus huéspedes, que se pueden solicitar en recepción.

Ejemplo de un enchufe de tipo L en nuestro hotel

MOVERSE POR ROMA                                                                                            

El centro histórico es asequible a pie. Nosotros lo dividimos por zonas y dedicamos cada día a una. Hay que llevar un buen calzado deportivo porque la mayoría de la ciudad tiene el suelo adoquinado (en el Foro Romano vi a una chica con tacones de aguja. Ejem...). Nos movimos andando y es cansado, pero creo que es lo más rápido y se organiza bien (todo lo que dicen del caótico tráfico en Roma es cierto). Los taxis son caros, pero hay numerosas combinaciones de autobuses (eléctricos, pequeñitos, muy monos pero se llenan enseguida). El metro de Roma sólo tiene dos líneas, A (roja) y B (azul), que rodean el centro histórico pero no atraviesan la ciudad. Luego hay tres líneas de tranvía que comunican el centro con las afueras. El tema transportes es muy caótico, si, al menos es la impresión que me dio.

ALOJAMIENTO                                                                                                         

Nos habría gustado alojarnos por el centro, pero con tan poco tiempo de antelación no fue posible encontrar algo decente. Nuestro hotel fue The Duke, ubicado en el norte de la ciudad, en la Via Archimede y con cuatro estrellas. Estuvimos en régimen de alojamiento y desayuno. Tiene restaurante, salones, masajista y servicio de planchado. Las habitaciones son amplias, están muy limpias y disponen de baño completo, TV, minibar, aire acondicionado y servicio de habitaciones. El personal es amable y hablan español. Como está algo apartado ofrecen a sus huéspedes un servicio gratuito de minibús con siete plazas. Hay que reservarlo con al menos dos horas de antelación y sale más o menos cada media hora. Va del hotel a la Piazza del Popolo y viceversa. Como punto negativo debo decir que la cama estaba increíblemente dura.


COMER EN ROMA                                                                                                   

Existen tres tipos de locales: el ristorante; que es el más caro, la trattoria y la osteria, que son más económicos, se come muy bien y suelen tener menús. Roma está plagada de sitios para comer y, si no se da el caso, hay numerosos puestos por la calle que venden pizzas, bocadillos y bebidas frescas para llevar. Gastronomía imprescindible: pizza, pasta (hay más variedades de las que se puede imaginar), risotto, helados, jamón, quesos, ossobuco (que fui incapaz de probar). Y atención al aceite de oliva y el vinagre porque están exquisitos. En cuanto a las bebidas, Italia tiene fama de buenos vinos, pero a nosotros no nos gusta esa bebida, así que no puedo dar fe. Hay que probar también algún café, de los cuales me gusta el capuccino (aunque tampoco soy muy de café yo). Otra bebida alcohólica con bastante fama es el limoncello.

OTROS DATOS                                                                                                           

También visitamos la Ciudad del Vaticano, que se encuentra dentro de Roma. Cuenta como un país distinto y tiene normas de vestuario (nada de llevar los hombros ni las piernas destapadas, tanto hombres como mujeres). Puede darse el caso de cachear al visitante y del detector de metales no se libra nadie, pero no piden la documentación.

2 comentarios:

  1. Pues hiciste mal, con lo del ossobuco, porque está bastante rico, jajaja!!
    Estoy de acuerdo contigo en que los transportes no están demasiado bien organizados y por eso resulta tan agotador el viaje: se anda tanto...! Sin embargo, tiene un encanto especial, el ir descubriendo calles y rincones escondidos, verdad?
    Fíjate, yo no recuerdo haber llevado adaptador, así que supongo que en mi hotel estarían "a la española".
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. No puedo comer carne en esas proporciones, jajaja.
    Aunque se ande mucho yo soy partidaria de hacer así el viaje, porque si se coge el metro todo el tiempo, por ejemplo, solo se ve el subsuelo de una ciudad. Si no queda más remedio, tiro de transporte público, pero si lo puedo evitar, lo evito porque los lugares hay que descubrirlos.
    Hay sitios que tienen los enchufes como los nuestros, tuviste suerte. Pero para el próximo viaje asegurate antes por si acaso.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...